domingo, 23 de mayo de 2010

De compras

—Buenas, me da cien gramos de machismo, por favor.
—Pah… sabés que justo no me vino el repartidor, no me está quedando, lo que te puedo ofrecer bien en precio es el medio kilo de caballerosidad
—No, te agradezco, entonces voy a llevar un paquete de orgullo.
—Lo vendí todo hace un ratito…
—¿Y pa’ qué tenés el local abierto, papá?
—Bueno, amigo, no se enoje, lo que le puedo vender es la promo de autoestima, viene con un paquete chico de seguridad de regalo.
—Lo que me parece que andan regalando acá son eufemismos. Déme doscientos de leonesa, nomás.

11 comentarios:

Viejex dijo...

A cuanto la promo de autoestima, don?

Por cierto, que es leonesa?

Marina dijo...

Ja ja! che, estem, escuchame una cosita, ¿dónde queda este almacén?

Viejex dijo...

OK, no se moleste en responderme, no importa, sé que no soy importante.

Entiendo que es un fiambre. Lo que me inquieta un poco es que en el único sitio que encuentro que lo mencionan es aquí y en Cocinando con los pitufos

Curioso, ¿no?

No, claro. No me responda. Decía que es curioso para mí. Siga con lo suyo, nomás.

¡Jotapé! dijo...

Perdón, Veterano, veo que vino reclamador!

La promo de autoestima se agotó. Podemos conseguirle leonesa, o sino tenemos unos paquetes de ego medio vencidos.

Pensé que la leonesa era conocida internacionalmente, ahora veo que no, porque el jardín de los pitufos también es uruguayo... siempre se aprende algo. Otra cosa: qué hdp los padres que le mandaron al niño la receta de las milanesas con papas fritas... se podían haber esforzado un poquito más, digo, ¡metele un puré de zapallo por lo menos, valor!

Es correcto, Veterano, es un fiambre medio barato (más barato que el jamón y la paleta por lo menos).

Marina, ¿qué pasó con los comentarios de tu blog? ¿Hay que comprarlos en el almacén también?

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

¿esa promo de autoestima viene rellena con morroncito?

Ceci dijo...

Uh, me parece que conozco a ese comprador!

¡Jotapé! dijo...

Banfrula, se agotó, la autoestima se A-GO-TÓ!

Ceci, güelcom.

Julián Sick dijo...

Es increíble que un hijo increpe así a su padre preguntándole para qué mantiene el negocio abierto. El pan que el chico se lleva a la boca es el que su padre gestiona, sudor mediante, a través de ese almacén o, en el mejor de los escenarios, autoservice! Qué infamia! Deberían leer a Lacan o mejor, recitarme! Francamente es una ménsula paradigmática.

Viejex dijo...

Ande anda, querido? Publique algo, un refrito, lo que sea.

¡Jotapé! dijo...

¿Qué dice, Veterano?

Nada de refritos, estoy aprontando un relato largo como esperanza de indigente. Pero de momento estoy un poco alejado de estas canchas. Igual ya va a haber novedades. Seguramente.

¡Un abrazo!

Viejex dijo...

Pues tanto mejor, entonces. Retribuyo abrazos.